Alerta de salud

Encimeras de cocina acusadas de hacer enfermar a los trabajadores que las fabrican.

por

  • Ajouter
  • Imprimer
  • Partager sur Delicious
  • Partager sur Google+

Se utilizan en muchas cocinas modernas y de diseño. Las encimeras de cuarzo sintético, blancas o de color, están de moda y son la fortuna de sus fabricantes. Pero en las fábricas que los producen, muchos trabajadores enferman o incluso mueren. La causa: el sílice y los numerosos productos químicos - carcinógenos y disruptores endocrinos - presentes en estos aglomerados, que envenenan a los empleados e incluso amenazan la salud de los particulares que cocinan en estas superficies de trabajo. Un gerente de la empresa y los trabajadores hacen sonar la alarma. Investigación.

"Sus pulmones eran un verdadero queso de Gruyère. " Paqui Silva es pelirroja y tiene una voz ronca. A veces, el ritmo de sus palabras se ralentiza. Su voz se calla y adquiere una ligera emoción. Su marido murió hace tres años de silicosis. Experimentó un lento descenso al infierno desde el descubrimiento de los primeros nódulos en los pulmones en 2002. "Los médicos le dijeron en 2004 que su pulmón izquierdo tenía agujeros en todas partes", dice su esposa. El derecho ya estaba enfermo. En 2013, le dijeron que no habría trasplantes, ni nuevos tratamientos, sólo el tiempo que Dios le diera. " Paqui dejó su trabajo para acompañarlo. Siempre se dejaba una maleta a la entrada de su casa, en caso de que tuvieran que salir urgentemente al hospital de Granada, Andalucía. Allí, durmió muchas noches en una silla de hospital a su lado. Dios les dió dos años.

La silicosis era una enfermedad generalizada entre los mineros del carbón. José Araque Martínez, por su parte, trabajaba en una fábrica del grupo español Cosentino, uno de los líderes mundiales en la fabricación de encimeras de cuarzo sintético para cocinas. Ocho ex-trabajadores de esta compañía murieron de silicosis. Alrededor de cuarenta personas están enfermas en la actualidad. En otras partes de España, pero también en Israel o en los Estados Unidos, cientos de trabajadores de varias empresas se ven afectados [1]. Todos tienen una cosa en común: la inhalación en el trabajo de polvo extremadamente fino que causa la destrucción progresiva e irreversible de parte de sus pulmones. Todos ellos han trabajado en la fabricación de encimeras de cocina de cuarzo sintético.

"Tuvimos el escándalo del asbesto. He decidido dejar de comercializar el cuarzo sintético"

En cuatro plantas se muestran las distribuciones de baños y cocinas realizadas en mármol y granito. La sala de exposiciones de Pont-L’Êveque, situada a pocos kilómetros de Deauville, Normandía, es lujosa; los precios están reservados a los clientes ricos. Hasta hace tres años, este fabricante de mármol ofrecía encimeras de cocina de cuarzo sintético. "Estaba de moda. El cliente quería una superficie de trabajo blanca o de color, nosotros podíamos hacerlo", dice Philippe Ledrans, gerente de MDY. Podríamos usar el material como quisiéramos. Fue genial para nosotros. El cuarzo sintético representó el 55% de nuestra producción. »

Pero los trabajadores de MDY están empezando a enfermarse. Dolores de cabeza, vómitos, molestias.... "Un día, mi jefe de acabado viene a verme con todo el taller y me dice: cuando trabajas en cocinas como ésta, no estás bien", dice Philippe Ledrans. Los trabajadores usan máscaras, gafas, guantes, supresores de aire, trajes de buceo.... Sin embargo, los paros laborales van en aumento. Philippe Ledrans cuestiona a la empresa Cosentino, que les suministra la materia prima. "El representante me explica que se trata de una reacción psicosomática de mis trabajadores, a la vista de la calavera y los huesos cruzados escritos inicialmente en los productos.”

ALERTE sur la TOXICITÉ des PLANS DE CUISINE en QUARTZ par Philippe Ledrans MDY from Visuel Drone on Vimeo.

El director del MDY no se tranquiliza. "Teníamos la sangre contaminada, el escándalo del asbesto. Durante años supimos que era cancerígeno y que se vendía en todas partes. He decidido dejar de comercializar el cuarzo sintético. " En 2013, el volumen de ventas de MDY cayó. Muchos de sus colegas no entienden su elección. "Sí, hice cuarzo sintético durante años; me trajo mantequilla sobre tostadas. Pero prefiero comer pan seco que mantequilla con sabor rancio", dice con su franqueza.

Alteradores endocrinos, ftalatos y carcinógenos

¿Qué causa la incomodidad de los trabajadores? En 2016, Philippe Ledrans pidió a un laboratorio que analizara dos muestras de cuarzo sintético, una de ellas procedente de Cosentino. A finales de 2016, los resultados obtenidos, resultaron alarmantes. Se encuentran 78 componentes químicos, incluyendo carcinógenos como el cadmio, cuya concentración es a veces particularmente alta. "La presencia de un alto contenido de cadmio puede presentar un riesgo para la salud", señala el laboratorio Ires de Estrasburgo [2]. También se han identificado una treintena de alteradores endocrinos junto con compuestos orgánicos volátiles (COV) y ftalatos. "Los COV y los COSV (HAP, ftalatos, etc.) pueden contaminar el aire ambiente simplemente calentando el material", añade el laboratorio.

Las muestras de Silestone analizadas por el laboratorio de Estrasburgo y, a continuación, las sustancias cancerígenas encontradas en estas muestras.

Las cifras confirman los temores de Philippe Ledrans: no sólo pueden afectar a la salud de quienes trabajan con este material, sino que también existe el riesgo de que se produzcan humos tóxicos si se coloca una sartén caliente sobre la superficie de trabajo o si se vierte leche [3]. Por no hablar de los particulares que instalan ellos mismos estas encimeras de cuarzo sintético, vendidas por diseñadores de cocinas o por una gran marca como Ikea. "Les decimos que tienen que llevar una máscara, pero cuesta más de 100 euros, y sabemos muy bien que los clientes no lo harán", dice Philippe Ledrans. El polvo debido al corte permanecería en suspenso durante varias horas en las casas. Y en los talleres donde se moldean las superficies de trabajo.

La lettre de mise en demeure. Cliquez dessus pour lire l'intégralité.

Philippe Ledrans comunica los resultados a los que le rodean. En marzo de 2017, recibió una notificación formal de un importante bufete de abogados de negocios. Asta Wordwide, la unión mundial de fabricantes de piedra aglomerada, cuestiona los resultados de los estudios y pide a Philippe Ledrans que retire todas las publicaciones sobre el tema. El gerente de la compañía no obedece y es demandado. "Fui a luchar con mis análisis, de frente. Los números nunca mienten. La he fastidiado. " En mayo de 2017, el Tribunal de Comercio de Versalles falló a favor de los fabricantes de piedras aglomeradas. Philippe Ledrans fue silenciado. Sus declaraciones son inquietantes. Como los de los trabajadores de uno de los fabricantes más importantes del mundo, Cosentino, con sede en el norte de Andalucía.

"La más mínima infección que tengas puede matarte."

Junto al mar, la crisis española ha dejado a veces edificios inacabados o desocupados. En la tierra, los paisajes son áridos. La recolección de la col está en marcha en esta provincia de Almería, donde el riego abastece a gran parte de Europa. En medio de pequeñas montañas se encuentra la sede y la fábrica principal de Cosentino, al borde de una reciente carretera de cuatro carriles que se detiene en la puerta de la empresa. Especializada desde hace mucho tiempo en mármol, Cosentino comenzó a fabricar una piedra aglomerada a base de sílice a principios de los años 90, a la que dio el nombre de Silestone. La exporta a 80 países. 1800 personas trabajan en este sitio.

A unos diez kilómetros de la empresa, a principios de abril, unos pocos trabajadores me dieron cita en un lugar donde se sienten seguros. Para romper la ley del silencio, dicen. Todos sufren de silicosis, la misma enfermedad que José Araque Martínez. José Antonio Martínez Moreno es uno de ellos. Comenzó a trabajar en la empresa en 1993, junto al marido de Paqui. Estos fueron los comienzos de Silestone. "Durante mucho tiempo, estuve al final de la línea de pulido de tablas. Un rodillo las limpiaba y salían con polvo muy fino.”

Los primeros años van bien. Pero a principios de los años 2000, José Antonio sufría frecuentemente de fiebre. Hasta que cayó en coma durante nueve días. Los doctores no pueden encontrar las causas de su estado. El hombre regresa al trabajo, en medio del polvo, por otros cinco meses. Un dolor en el pecho le obligó a someterse a una biopsia. Esto último revela la presencia de microcristales de sílice dentro de sus pulmones. Se señala la relación con su trabajo [4].

"La suerte que tuve fue que era joven y estaba físicamente bien", explica. Por eso estoy aquí hoy. Muchos de mis antiguos colegas están enfermos. Hace tres meses, uno de ellos murió porque tenía bronquitis antes de Navidad. " En 2005, la Seguridad Social española reconoció su incapacidad total: José Antonio ya no podía volver a su puesto de trabajo. "Cuando la empresa se enteró de que estaba enfermo, no me lo dijeron. Los procedimientos administrativos míos de la discapacidad los hice yo. »

A medida que su salud se deterioraba, se acumulaban los problemas económicos de su casa; José Antonio y su esposa se separaron. "Aunque me veas físicamente, tengo una pequeña capacidad pulmonar, especialmente al esfuerzo, que me da tos y me asfixia. " ¿Puede evolucionar positivamente? "Para mejor, nunca. La más mínima infección que tengas puede matarte. Cosentino arruinó parte de mi vida. »

Romper la ley del silencio

José Antonio es uno de los pocos que acepta testificar públicamente. La influencia de Cosentino en la región sería tal que muchos actores no se atreven a mencionar el problema. "Los periodistas locales me dicen, en grupos pequeños, que conocen el problema, pero que no pueden mencionarlo porque la empresa compra publicidad en sus publicaciones", dice el abogado de las víctimas, Raúl Carballedo. El poder de la empresa reside principalmente en su peso económico. "Aquí, el tejido productivo es pobre. Mucha gente en esta región vive con esta contradicción: la empresa te alimenta y te mata", dice el abogado. "El vínculo entre la silicosis y las condiciones de trabajo puede conducir al despido", añade otro empleado.

Cette photo a été prise il y a quelques mois, à l'intérieur de l'entreprise Cosentino, où la poussière semble très présente dans les ateliers de confection des panneaux d'agglomérés de quartz de synthèse.

Esta foto fue tomada hace unos meses, dentro de la empresa Cosentino, donde el polvo parece muy presente en los talleres donde se fabrican paneles de cuarzo sintético aglomerados.

Según una encuesta realizada por la periodista española Inma Muro, algunos trabajadores enfermos están supuestamente obligados por acuerdos de confidencialidad a cambio de una compensación. Se habrían pagado hasta 500.000 euros a los trabajadores que sufren de silicosis, siempre que guarden silencio sobre estos acuerdos. "Si la compañía tiene estos acuerdos de confidencialidad firmados, debe tener miedo. He visto cláusulas de penalización de hasta un millón de euros si el acuerdo se hace público", dijo un antiguo empleado de Cosentino al periódico Interviu. La empresa confirma en Basta! la existencia de estos acuerdos, y subraya su "asistencia sanitaria, emocional" y económica a los trabajadores enfermos. Los casos diagnosticados de silicosis en los últimos 39 años [...] no superan los 16 empleados", dice la empresa, cuya reputación se basa en el aglomerado de cuarzo.

"Hasta 2002, no había medidas de seguridad colectiva"

Si el camino está un poco empinado, Pedro se queda sin aliento. Este antiguo trabajador que ahora sufre de silicosis vio la transformación de la empresa especializada en mármol y granito. "En la década de 1980, empezamos a pensar en un tablero de aglomerado de mármol que reciclaría las piezas de corte de mármol", dice. El resultado es decepcionante. El material se raya y absorbe la humedad. Un año y medio después, el mármol es sustituido por polvo de sílice al que se le añade, en particular cristobalita (otra variedad de sílice), cuarzo, granito, resina de poliéster, colorantes. El producto es muy compacto. Se puede utilizar en suelos o paredes, en baños, en encimeras de cocina. Sobre todo, le damos el color que queremos. Estamos a principios de la década de 1990. Nace Silestone, la marca de este aglomerado de cuarzo.

Cindy Crawford est devenue, en 2017, l'ambassadrice de la marque Silestone.

Cindy Crawford se convirtió en embajadora de la marca Silestone en 2017.

Durante unos diez años, sólo una línea de producción se dedicó a este material. Pero la creación de superficies de trabajo blancas aumentará la demanda. Un verdadero éxito comercial. De 2001 a 2005, se crearon diez líneas de producción adicionales, explica Pedro. Cada día se generaban 15 toneladas de polvo dentro de la planta, alrededor de la mezcladora, pero también en las líneas donde se pulían los tableros de aglomerado de cuarzo. "Hasta 2002 no existían medidas de seguridad colectiva", dice Raúl Carballedo, citando un informe de la inspección de trabajo y una sentencia a la empresa [5]. Sin embargo, ya en 1999, una ficha de medidas de seguridad de la empresa que hemos obtenido indica la peligrosidad del cuarzo sintético [6]. Entonces, ¿se conocían los riesgos?

"Mi esposo trabajaba en estas superficies de trabajo sin máscaras y seco [no había agua para contener el polvo en ese momento, nota de la editora]", agrega Paqui Silva [7]. En 2002, se proporcionaron máscaras de papel a los empleados. Luego máscaras con succión de aire. Cosentino también instala sistemas de extracción de aire. Pero algunos trabajadores creen que serían insuficientes en vista de la cantidad de polvo. "Los filtros del extractor están completamente saturados. " Las imágenes tomadas en la fábrica hace unos meses muestran una atmósfera cargada de polvo. "Cuando hay una inspección de trabajo, Cosentino es notificado. Las máquinas se levantan y no generan tanto polvo", dice un trabajador.

La compañía está ahora probando sistemas que utilizan agua dentro de las máquinas para retener el polvo. "Cosentino aplica las mejores técnicas de seguridad y salud ocupacional disponibles en todo momento", dice la empresa a Basta!. Añade que aborda "los factores de riesgo desde su origen", y ha establecido un sistema de monitorización continua de los polvos emitidos al aire.

¿Una carrera por el beneficio en detrimento de los trabajadores?

Cosentino se ocuparía de la salud de sus trabajadores. Esta versión oficial, los trabajadores de Cosentino lo contradicen. Para ellos, la carrera por el beneficio habría llevado a la empresa a minimizar los problemas de salud relacionados con el polvo y sus inversiones en infraestructura. Según el abogado de las víctimas, Cosentino se niega sistemáticamente a pagar a los empleados enfermos el aumento que reclaman por no haber tomado medidas de protección. ¿Es por razones económicas? Sin embargo, la compañía tiene una facturación de 901 millones de euros y un beneficio neto de 57 millones de euros en 2017. ¿O para evitar reconocer oficialmente sus errores? Cosentino quiere asegurar que "el corte, desarrollo o instalación de productos como Silestone se puede hacer de forma totalmente segura", siempre que se respete la guía de buenas prácticas de la empresa.

¿Hay metales pesados en el aglomerado de cuarzo? Cosentino repite que sus productos no contienen cadmio ni otros metales pesados, y cumplen con las numerosas normas en vigo [8] Pedro, el antiguo empleado que conoció la creación de las líneas de producción de aglomerado de cuarzo, sólo ve una posibilidad: "Estos metales pesados sólo pueden estar presentes en los pigmentos inorgánicos que dan los colores brillantes de las superficies de trabajo. La empresa los eligió porque son más baratos que los pigmentos orgánicos. " Pero sólo entre el 5 y el 10% de la producción se vería afectada por estos colores brillantes. El resto son colores claros o blancos. Nada de qué preocuparse, así que... Excepto que estos colores claros contienen cristobalita, una variedad de sílice cuyos polvos muy finos también serían muy dañinos [9].

"En esta vida, tienes que luchar por las cosas justas, ¿no? »

La justicia francesa podría hacer cambiar las cosas. En febrero de 2018, el Tribunal de Apelación de Versalles contradijo finalmente la primera sentencia [10]: Philippe Ledrans puede expresarse de nuevo sobre el tema. Junto a unos diez colegas, creó la asociación de marmolistas ecológicos de Francia. El tribunal también solicitó un informe de un experto independiente sobre la nocividad del cuarzo sintético a la unión mundial de fabricantes de piedra aglomerada. Pero esta última ha apelado al Tribunal Supremo: el estudio ha sido suspendido por el momento.

También está surgiendo la cuestión de los residuos y su tratamiento en España y Francia. En España, varias empresas están preocupadas por este escándalo sanitario y su responsabilidad es señalada por los tribunales. "Es todo un sistema que ha fallado", dice una fuente española cercana a varios casos judiciales. La consecuencia es muy clara: muchos trabajadores han caído enfermos, algunos incluso se han suicidado. Aún hoy en día, sus derechos no están reconocidos y no se les indemniza por los daños y perjuicios que sufren. "Las encimeras de cuarzo sintético son siempre recomendadas por los vendedores de las tiendas que las venden.

En la provincia de Almería, "las lenguas se están soltando", pero existe una fuerte presión sobre aquellos que se atreven a hablar abiertamente sobre el problema. "Algunos miembros de mi familia me han acusado de revelar la causa de la muerte de mi esposo", dice Paqui Silva, quien, junto con otras víctimas, creó una asociación. Sus hijos trabajan actualmente en la empresa y temen que sean despedidos. Esta gente cree que quieres quitarles sus trabajos. Pero lo que queremos es que haya medios de protección, que los trabajadores y los enfermos sean tratados con dignidad. " En julio, hace tres años que su marido falleció. "Si algunas personas no hablan bien de mí, no me importa", dice Paqui Silva. En esta vida, tienes que luchar por cosas que son justas, ¿no? »

Simon Gouin

Traduccion : Ignacio José Plazas

Foto de illustracion : CC Bit Boy

Vidéos

  • Loi travail L’affaire du barrage forcé de Vitrolles : pour la première fois les principales victimes s’expriment face caméra

    Voir la vidéo

Voir toutes les vidéos